Cómo criar niños felices y saludables con estos 12 consejos

«Los mejores indicadores de felicidad futura son internos, no externos», asegura Edward Hallowell, psiquiatra y autor de renombre en el campo del desarrollo infantil. En este artículo, exploraremos juntos cómo criar niños felices y saludables, centrándonos en la importancia de cultivar los recursos internos que serán fundamentales a lo largo de sus vidas.

Descubrirás que no es necesario ser un experto en psicología infantil para guiar a tus hijos hacia una vida llena de alegría y bienestar. Con paciencia y flexibilidad, cualquier padre puede sentar las bases para que sus hijos encuentren la fuerza interior y la sabiduría necesarias para superar los desafíos que les depara el futuro. Acompáñanos en este viaje para aprender cómo brindar a tus hijos las herramientas que necesitan para ser felices en el camino de la vida.

Cómo Criar Niños Felices y Saludables

1. No olvides que el tiempo vale más que los regalos

Nada puede sustituir el tiempo y la atención que le dedicas a tus hijos. Por mucho que valoremos los obsequios y las posesiones materiales, ninguna de estas cosas puede igualar el impacto positivo de compartir momentos significativos con ellos. Los expertos en crianza enfatizan que, en lugar de centrarse en regalos costosos, es fundamental brindar dedicación y apoyo emocional.

Por ejemplo, reserva tiempo en tu agenda para jugar con tus hijos, escuchar sus historias y preocupaciones, y participar activamente en sus vidas cotidianas. Establecer una comunicación abierta y mostrar interés genuino en sus experiencias les brinda seguridad emocional y fortalece los vínculos familiares. Esta atención y cuidado tienen un valor incalculable en el desarrollo y la felicidad de tus hijos.

2. Descifrar las Emociones de tus Hijos es Claves para una Crianza Feliz

Es probable que hayas notado cómo tus hijos pueden expresar sus emociones de manera evidente: una sonrisa radiante al verte llegar a casa o lágrimas desconsoladas cuando no encuentran su peluche favorito. Sin embargo, quizás te preguntas si, en general, tus hijos son felices.

Según expertos en desarrollo infantil, las señales de la felicidad infantil pueden parecer obvias: un niño feliz suele sonreír con frecuencia, jugar con entusiasmo, mostrar curiosidad por el mundo que lo rodea y disfrutar de la interacción con otros niños sin necesidad de estímulos constantes. Por otro lado, según los mismos expertos, las señales de un niño infeliz también son notables: «Puede ser retraído, callado, mostrar poco apetito, evitar la interacción espontánea con otros niños, no jugar, hacer pocas preguntas, no reír ni sonreír, y hablar con cautela».

Es importante tener en cuenta que la timidez natural o la introversión no deben confundirse con la infelicidad. Sin embargo, según estos expertos, en el caso de los niños más reservados, es fundamental prestar atención a cambios significativos en su comportamiento, como un aumento en la reclusión o el miedo, que podrían sugerir problemas que requieren tu atención.

Según expertos en el campo de la psicología infantil, se han identificado nueve «señales» innatas que los niños utilizan para comunicar sus sentimientos. Estas señales son reconocibles en tus hijos, según estos expertos. Dos de ellas, «interés» y «placer», son indicadores de emociones positivas, mientras que las señales negativas, como «angustia», «enojo» y «miedo», apuntan a la infelicidad, según estos expertos.

3. Disfruten de Momentos Inolvidables Juntos

Si bien los momentos de entretenimiento constante y los helados de postre pueden parecer tentadores para los niños, lo que realmente brinda felicidad a tu pequeño es más simple de lo que crees tú. Esto es lo que los expertos en desarrollo infantil destacan como la primera clave para criar a un niño feliz. «Conéctate con ellos, juega a su lado», es el consejo sabio de estos expertos. «Cuando te diviertes con ellos, ellos se divierten contigo. Si logras establecer lo que llamamos una ‘niñez conectada’, estarás dando un paso fundamental para asegurar la felicidad de tu hijo».

El juego no solo genera alegría, sino que también es la manera en que tu hijo adquiere habilidades esenciales para su futura felicidad. A través del juego no estructurado, tu hijo descubre sus propios intereses y pasiones, ya sea construyendo torres con bloques de madera o interpretando el papel de médico con sus peluches. Estas experiencias pueden orientar a tu hijo hacia una carrera o actividades que realmente le satisfarán en el futuro.

Leer También:  ¿Cómo abordar la timidez en los niños? Mejores Estrategias

4. Despierta su Talento y Fomenta su Felicidad Duradera

Según expertos en desarrollo infantil, una de las sorprendentes recetas para construir una felicidad duradera en la vida de tus hijos es ayudarles a dominar una habilidad. Por ejemplo, cuando tu hijo practica lanzarte una pelota, aprende valiosas lecciones a través de sus errores, desarrolla la persistencia y la disciplina, y finalmente experimenta la alegría de alcanzar el éxito gracias a su propio esfuerzo.

Además, obtiene el beneficio adicional de recibir reconocimiento de otros por sus logros. Pero lo más importante, descubre que tiene cierto control sobre su vida: comprende que, con dedicación y perseverancia, puede lograr lo que se propone. Investigaciones respaldan que este sentido de control, que se adquiere al dominar una habilidad, es un factor crucial para determinar la felicidad en la vida adulta. Sin embargo, es importante señalar, según estos expertos, que los niños deben seguir sus propios intereses y pasiones, ya que solo entonces encontrarán verdadera alegría en sus logros.

5. Nutre un Estilo de Vida Saludable para tu Pequeño

De acuerdo con expertos en el desarrollo infantil, una buena dosis de sueño, ejercicio y una alimentación equilibrada son esenciales para el bienestar de todos, especialmente para los niños. Los más pequeños tienen una tendencia natural a mantenerse activos. Brindarles tiempo para corretear al aire libre no solo les proporciona diversión, sino que también influye positivamente en sus estados de ánimo. Además, es importante reconocer la necesidad que tienen de tener un sentido de orden en sus vidas. Aunque algunos niños pueden adaptarse a diferentes horarios y situaciones, la mayoría se siente más feliz y segura con una rutina establecida que les permita anticipar lo que sucederá.

También es una buena idea, según estos expertos, estar atentos a cualquier relación entre el estado de ánimo de tu hijo y los alimentos que consume. Algunos padres han notado que, aunque el azúcar puede proporcionar momentáneamente energía, también puede desencadenar cambios bruscos en el humor y comportamientos agresivos. Las alergias alimentarias y la sensibilidad a ciertos alimentos también pueden desempeñar un papel importante en la conducta y el estado de ánimo de tu hijo.

6. Fomenta la Resolución de Problemas: Un Sendero hacia la Felicidad

Uno de los errores comunes que los padres pueden cometer es creer que criar a un niño feliz implica resolver cada uno de sus problemas. En lugar de seguir esta vía, se sugiere un enfoque diferente. «Los padres a menudo intentan resolver todo para sus hijos, esforzándose por mantenerlos felices constantemente. Sin embargo, esto no es realista. No se debe intentar solucionar todo por ellos», aconsejan los expertos. «Los niños necesitan aprender a manejar cierta angustia y tristeza. Deja que enfrenten desafíos y resuelvan problemas por sí mismos, ya que esto les permite desarrollar habilidades para afrontar dificultades».

Expertos sugieren que permitir a los niños enfrentar diversas experiencias, incluso aquellas que resulten difíciles o frustrantes, contribuye a fortalecer su reserva de fuerza interna, un componente esencial para la futura felicidad. Sea que un niño esté en las primeras etapas del gateo o lidiando con problemas matemáticos más avanzados, por ello, se aconseja que los padres permitan que sus hijos se enfrenten a las adversidades una y otra vez hasta que las superen con éxito.

Aprender a lidiar con las inevitables frustraciones de la vida es esencial para la felicidad futura de tu hijo. Esto no significa que los niños no deban buscar ayuda cuando la necesiten, sino que el papel de los padres es guiarlos para encontrar soluciones por sí mismos, en lugar de proporcionar respuestas directas. Fomentar la independencia y la confianza en tus hijos puede contribuir a una mayor autoestima y, en última instancia, a una vida más feliz. Una forma de lograrlo es permitir que tu hijo juegue solo durante breves períodos varias veces al día, lo que promoverá su desarrollo de independencia y habilidades de resolución de problemas.

Leer También:  ¿Cómo enseñar a los niños a gestionar sus emociones?

7. Valida sus Emociones y Permítele Sentirse Triste o Enojado

Uno de los aspectos más relevantes para descifrar cómo criar niños felices, es validar todas sus emociones sin importar si es rabia, angustia o felicidad ya que todas son valederas y las podemos experimentar en cualquier momento de nuestras vidas. Por ejemplo, cuando tu hijo se aísla en un rincón durante una fiesta de cumpleaños, es comprensible que quieras animarlo a unirse a la diversión. Sin embargo, según expertos en desarrollo infantil, es importante permitirle experimentar sus emociones, incluso la tristeza o el enojo. 

Los niños necesitan comprender que sentirse infeliz a veces es completamente normal y parte de la vida. Al rescatarlos constantemente de la tristeza, podríamos inadvertidamente transmitirles el mensaje de que está mal experimentar estos sentimientos. En cambio, es crucial permitirles explorar sus emociones, incluyendo la tristeza. Puedes alentar a tu hijo a identificar y expresar sus sentimientos verbalmente. Los niños pequeños pueden aprender rápidamente palabras relacionadas con sus estados emocionales, como «feliz» o «enojado». Cuando logran expresar sus emociones con palabras, adquieren una habilidad valiosa para reconocer y regular sus sentimientos.

Por ejemplo, si tu hijo se siente triste porque un amigo no lo invitó a jugar, puedes decirle: «Parece que te sientes triste porque no te invitaron. Eso está bien, está bien sentirse triste a veces. ¿Quieres hablar al respecto?». Esta apertura para discutir sus emociones fomentará la comunicación y la comprensión emocional.

8. Escucha y Conecta ya que, es la Clave para Comprender a tu Hijo

Según expertos en crianza, la forma más efectiva de saber si tu hijo es feliz es también la más sencilla: escúchalo. «Les pregunto a mis hijos con frecuencia si son felices, y a menudo obtengo una mirada de ojos en blanco», comparte un experto en desarrollo infantil. «Es la mejor manera de demostrarles que me interesa lo que les está pasando».

No olvides que mantener una comunicación abierta con tu hijo es fundamental para comprender su estado emocional. Puedes comenzar por decirle a tu hijo, por ejemplo: «Noté que te ves triste, ¿hay algo que quieras compartir conmigo? ¿Algo te está molestando?». Luego, dale el espacio para expresarse. Si en ese momento no desea hablar, puedes intentarlo nuevamente al día siguiente.

A veces, tu hijo puede tardar en revelar sus sentimientos y, sin previo aviso, expresar tristeza o preocupación por algo que sucedió hace días o semanas. Si te preocupa que esté pasando por un período difícil, también puedes considerar hablar con su maestro, cuidador o los padres de sus amigos para obtener una perspectiva más amplia.

En la mayoría de los casos, los niños pueden sentirse tristes o molestos debido a situaciones estresantes en su entorno, como disputas con amigos, problemas con hermanos o tensiones en casa. Sin embargo, en ocasiones, el origen de su malestar puede ser más serio. Si notas que los síntomas de tristeza persisten y se manifiestan en comportamientos como rechazar la escuela, preocuparse excesivamente por la pérdida de un ser querido o experimentar dificultades para comer o dormir, es importante hablar con el médico de tu hijo para obtener orientación y apoyo adecuados.

9. Fomenta el Espíritu Solidario y la Empatía

A medida que tu hijo crece, es fundamental enseñarle la importancia de ayudar a los demás y cultivar la empatía. Estudios indican que las personas que muestran interés por su entorno tienden a experimentar menor depresión. Los expertos sugieren que promover la solidaridad y la ayuda a los demás es una parte valiosa de la vida familiar, y los niños pueden beneficiarse enormemente de estas lecciones. Incluso participar en tareas domésticas puede ayudar a tu hijo a comprender el valor de contribuir al bienestar común.

Leer También:  Desarrollo Infantil: etapas e hitos clave

Por ejemplo, puedes involucrar a tu hijo en actividades altruistas, como donar ropa en desuso a quienes la necesitan o participar en actividades de voluntariado en la comunidad. Cuando tu hijo experimenta la satisfacción de ayudar a otros, desarrolla un sentido de responsabilidad y empatía que son fundamentales para su felicidad y desarrollo como persona.

10. Sé un Modelo de Comportamiento Positivo

Diversos estudios han demostrado que puedes influir en el temperamento de tus hijos no solo a través de la genética, sino también mediante tu propio comportamiento y estilo de crianza. Los niños perciben y reflejan el estado emocional de sus padres, incluso desde una edad temprana, lo que activa vías neurales específicas en sus cerebros. En otras palabras, cuando tú te sientes feliz y positiva, tu hijo tiende a reflejar esos sentimientos y desarrollar una mentalidad similar.

Si aprecias las pequeñas cosas de la vida y frecuentemente compartes lo que te hace sentir agradecida, te conviertes en un modelo a seguir positivo para tu hijo. Enséñale a encontrar el lado positivo en cada situación. Por ejemplo, si llueve y no pueden ir al parque, puedes destacar que es una oportunidad perfecta para hornear galletas en casa. Al expresar gratitud por lo que tienes en lugar de enfocarte en lo que te falta, estás transmitiendo una actitud positiva hacia la vida.

Sin embargo, esto no significa que debas ocultar tus emociones negativas. Puedes permitir que tu hijo vea cuando te sientes triste, pero también mostrarle cómo encontrar esperanza en situaciones difíciles. Por ejemplo, si estás triste porque se rompió tu florero favorito, puedes explicar que ahora tienes la oportunidad de adquirir uno aún más hermoso. Al hacerlo, estás enseñando a tu hijo que las emociones negativas son parte de la vida, pero también que siempre existe la posibilidad de encontrar aspectos positivos en medio de las dificultades. Si te encuentras constantemente estresada o deprimida, es importante buscar ayuda, ya que los padres que enfrentan estas condiciones pueden tener dificultades para proporcionar una disciplina y apoyo consistentes, lo que a su vez puede afectar la salud emocional de sus hijos.

11 Respeta su Espacio y Fomenta la Independencia

A medida que los niños crecen, es esencial reconocer que también necesitan su espacio y momentos de independencia. Bríndales la oportunidad de tener su propio tiempo de juego y permite que cultiven sus amistades y relaciones con familiares y seres queridos. La libertad y la autonomía son tesoros importantes en la vida de un niño.

Por ejemplo, puedes asignar un rincón de la casa donde tu hijo pueda explorar sus intereses, ya sea dibujando, leyendo o construyendo. También es fundamental fomentar la confianza en sí mismos al darles responsabilidades apropiadas para su edad, como cuidar de una mascota o ayudar con tareas sencillas en casa. Esto les proporcionará un sentido de logro y competencia, lo que contribuirá a su desarrollo y felicidad.

12. Enfatiza sus Fortalezas y Fomenta la Autoestima

Cada persona, incluyendo a tus hijos, tiene una combinación única de virtudes y áreas de mejora. Es crucial destacar y reforzar sus fortalezas en lugar de enfocarse únicamente en sus desafíos. Esta práctica es fundamental para cultivar la confianza en sí mismos y una autoestima saludable en los niños.

Por ejemplo, si tu hijo es talentoso para la música, elogia sus esfuerzos y logros en ese campo. Reconoce sus esfuerzos incluso cuando enfrenta dificultades en otras áreas. Al hacerlo, les enseñarás a apreciar sus propias capacidades y a sentirse seguros al abordar nuevos desafíos. Esta actitud positiva hacia sí mismos les brindará la fortaleza emocional necesaria para enfrentar la vida con confianza y alegría.

(Visited 26 times, 1 visits today)

Deja un comentario